Biblioteca Tomás Moro‎ > ‎Reseñas‎ > ‎

Los milagros del vino.

publicado a la‎(s)‎ 4 may. 2010 12:11 por Tomás Moro   [ actualizado el 4 may. 2010 12:18 ]
Autor: Jesús Sánchez Adalid
Editorial: Planeta
Páginas: 560
ISBN:978-84-08-09329-9
 
Una novela que penetra con rigor en los antiguos mitos y rituales grecorromanos –el culto a Asclepio, dios de la Medicina; Afrodita y sus hieródulas heteras; la gran diosa Isis reinando sobre el mar y los muertos, los misterios sagrados de Eleusis–, en la gran literatura clásica (Eurípides, Ovidio, Hesiodo, Platón) y en la aventura de los primeros cristianos que desde Séforis a Tiberiades recorrieron Judea siguiendo a Yeshúa, el rabí de Nazaret, y más tarde mensajeros de la “buena noticia” por el Imperio Romano.

Sánchez Adalid cautiva al lector con el testimonio de Aristeo Podalirio, griego de Siracusa, hierofante servidor del dios salvador Asclepio en Corinto, cuya sagrada medicina aprendió en Epidauro. Es ahí en esa “Corinto del ruido y del desasoseigo”, capital del Peloponeso, cosmopolita y exaltada, en donde transcurre toda la primera parte de la novela. Y en esa Corinto, que encarna el origen mismo de nuestra cultura, será en dónde seguiremos a Podalirio por un subyugante itinerario de dioses, cultos y amores, una reconstrucción fidedigna de la vida en una de las grandes ciudades de la Grecia del Imperio Romano, justo en la mitad del año I d. C., y en la que conviven cínicos y estoicos, junto a judíos y egipcios.

En su tarea diaria, tiene que enfrentarse, por ejemplo, a casos de “enfermedad sagrada” o epilepsia En su aspecto más íntimo, Podalirio quiere a Nana, su mujer, pero acude a los brazos de Eos en el Templo de Afrodita que corona la cima de la Acrocorinto –“La hermana, esposa y madre, ¡Afrodita!, la reina que seguía los pasos del sol, encendida por el fuego vivo del amor”–. Entretanto, vive en sueños y ama el vino, dos temas centrales de esta novela como metáforas de libertad y de vida.

Obligado a exorcizar al excéntrico y superticioso Épafo, hierofante de Corinto, Polidario ocupará su puesto promovido por su amigo Galión, procónsul romano, estoico y hedonista, pero siente remordimientos y la sensación de haber usurpado un cargo para el que no tiene fe. El cambio esencial de su vida y creencias cobra forma a partir del relato de una griega que le habla de  Saoul y Lucius, otro sacerdote de Asclepio que ha abandonado sus creencias paganas, dos mensajeros de un profeta, muerto hace veinte años, que encarnó en Galilea el anuncio de un mundo de amor, esperanza y resurrección. En esa Corinto, una nueva cultura comienza a aflorar heredera de la pasión griega, la devoción romana y la estirpe judía.

El autor

A pesar de nacer en Don Benito (1962), pasó su infancia en Villanueva de la Serena, Badajoz. Se licenció en Derecho por la Universidad de Extremadura y realizó los cursos de doctorado en la Universidad Complutense de Madrid. Ejerció de juez durante dos años, tras los cuales estudió Filosofía y Teología. Es Licenciado, también, en Derecho Canónico por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ejerce de sacerdote en el pueblo de Alange en la provincia de Badajoz.

Fue finalista del premio Felipe Trigo, en 1998, con La fuente del Atenor. Sus dos novelas posteriores. La luz del oriente y El mozárabe han sido acogidas con entusiasmo por parte de crítica y público. [cita requerida] En Félix de Lusitania, retoma al protagonista de La luz de Oriente. También destacan La tierra sin mal, El cautivo y La sublime puerta.

Su novela En compañía del sol (2006),conmemora los 500 años de la muerte de San Francisco Javier, está ambientada en la España de Carlos V y con el hijo menor del noble don Juan de Jassu como protagonista que luego sería conocido como San Francisco Javier. Sánchez Adalid, no deja escapar ningún rincón de la fascinante personalidad del protagonista, al tiempo que relata con gran fidelidad la vida del París universitario de la época, los viajes por mar, los peligros y las costumbres exóticas de los habitantes de los reinos perdidos del Oriente.

Su última novela "El caballero de Alcántara", retoma el protagonista de "El cautivo" y "La Sublime Puerta" y nos vuelve a trasladar al mundo del espionaje en la época de Felipe II.

En este primer siglo asombroso en el que comenzó a transformarse el pensamiento occidental, y prácticamente inédito en nuestra narrativa, Sánchez Adalid aborda la transformación del mundo grecolatino en el cristiano y la búsqueda de la verdad en un viaje a la provincia de Siria, a Galilea, “en octubre del año de la duodécima investidura con tribúnico poder y la vigésimo sexta aclamación del emperador Claudio”. Podalirio no sólo dejará atrás Corinto, sino que también abandonará los antiguos rituales, acorralado por la vejez, la enfermedad y la muerte que gravita a su alrededor.

Pero ese vacío en el alma de Podalirio –“¡Hay que ver cuántos dioses! No obstante, ¡qué solo y desvalido está el hombre!”–, se llenará de nuevo al escuchar el relato de Saoul y Lucius (San Pablo y San Lucas), mensajeros del llamado “Christos”, que anuncian promesas de milagros, curación y liberación. Aunque Podalirio no quiere volver a creer. Ni quiere más desengaños. Necesita ver y necesita preguntar. “Con este afán, ansioso e ilusionado, se embarcó en el puerto de Cencreas y navegó hasta Cesarea primero y después, siguiendo la costa, a Tolemaida, donde se puso en camino hacia Séforis, que era el lugar donde le habían indicado que hallaría a una tal Susana, mujer que, según le habían asegurado, había tenido trato con un hombre singular que había muerto”. Podalirio se encamina hacia Galilea para “comprobar por mí mismo si es cierto todo lo que se cuenta en ese «buen anuncio»”, que es la vida y milagros de Jesús de Nazaret. Lucius le encomienda que se dirija a la ciudad de Séforis, la capital de Herodes Antipa, en busca de Susana (Santa Susana): “No necesitarás recorrer amplios territorios para obtener mayor información. Allí te lo contarán todo y lo comprenderás”, le dice Lucius.