Noticias‎ > ‎Actualidad‎ > ‎

La Asocición Nacional para la Defensa del Derecho de Objeción de Conciencia llevará al Defensor del Pueblo Andaluz que el Servicio Andaluz de Salud evalúe a los medicos de atención primaria por el número de derivaciones de abortos que tramiten.

publicado a la‎(s)‎ 27 dic. 2010 4:47 por Tomás Moro   [ actualizado el 27 dic. 2010 4:58 ]
Sevilla, 27 de diciembre de 2010.-
Con este incentivo negativo la Consejera trata de “normalizar y reprimir” la objeción al aborto que plantea este colectivo sanitario.
 

El no tramitar abortos supondrá una calificación negativa que impedirá las expectativas de carrera, y un detrimento económico de unos pluses que ascendería a 500€/mes.

 
Los residentes podrían ser calificados negativamente. Y cualquier queja les podría penalizar como faltas administrativas.
 
La publicación causa malestar entre los sanitarios que la consultan en la web del SAS de las normas de evaluación de competencias en la página 96 de la Guía Rápidad de las Competencias del Médico de AP.
 
La Asociación para la Defensa de la Objeción de Conciencia ANDOC atiende a diario llamadas de médicos, enfermeros, trabajadores sociales, funcionarios y laborales que transmiten gran inquietud por el clima social en el Servicio Andaluz de Salud. Consideran que se les impone una obligación que contraviene la etica sanitaria y científica que los Estatutos y Códigos de la profesión expresamente prohiben, o sus cometidos como trabajadores que se sienten tratados como diligenciadores de sentencias de pena capital extrajudiciales.
 

ANDOC prepara el informe de queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz, al considerar que se vulnera el derecho a la vida, a la autonomía del personal sanitario, y supone una coacción en el ejercicio responsable de la profesión sanitaria, de modo que induce al ejercicio de una medicina defensiva, y expone al personal sanitario a un conflicto legal de difícil superación en vías ordinarias, dándose casos frecuentes de acoso laboral por parte de directores médicos y gerentes hacia quienes exponen sus objeciones técnicas a participar en la cadena administrativa de promisión de clientes a las clínicas concertadas para el sacrificio de los bebés concebidos no deseados.