Sala de prensa‎ > ‎Notas de prensa.‎ > ‎

El Centro Jurídico Tomás Moro responde a las últimas declaraciones de doña Rita Maestre.

publicado a la‎(s)‎ 16 feb. 2016 7:39 por Tomás Moro   [ actualizado el 16 feb. 2016 7:43 ]

Madrid, a 16 de febrero de 2016.- El Centro Jurídico Tomás Moro se ve en la necesidad de puntualizar algunas de las afirmaciones realizadas por Doña Rita Maestre en la entrevista que el Diario El País publica en su edición del día de hoy.

 

En dicha entrevista la referida Rita Maestre llega a afirma que había una intención política en la querella presentada por varios colectivos sociales, entre los que se encuentra el Centro Jurídico Tomás Moro, pues según la entrevista ella era conocida en la universidad.

Desde este Centro Jurídico no podemos ni afirmar ni negar si era o no conocida en la universidad, lo que sí podemos afirmar categóricamente es que no se iniciaron actuaciones penales con ninguna intención política dado que la querella fue presentada el 22 de marzo de 2011, cuando ni ella ni ninguno de los intervinientes en la profanación tenían ningún tipo de perfil político conocido.

El único motivo que llevo a este Centro Jurídico a interponer la querella fue la defensa de las libertades públicas y derechos fundamentales, y la defensa de los Derechos Humanos según la declaración adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948.

Igualmente este Centro Jurídico afirma que no tiene una orientación conservadora cristiana, por cuanto este Centro Jurídico no desarrolla ninguna actividad política que pueda ser catalogada como conservadora o progresista, ni tiene orientación cristiana, por cuanto nuestra orientación es católica con respecto profundo al resto de credos cristianos amparados igualmente por el Derecho Fundamental de Libertad Religiosa consagrado tanto en nuestra Constitución como en numerosos textos internacionales (Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, Pacto Internacional de derechos civiles y políticos de 1966, Convenio para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, firmado en Roma el 4 de noviembre de 1950, Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea de 2007, y textos internacionales concordantes).

 

Igualmente discrepamos de la intención de la referida Sra. Rita Maestre al querer politizar las actuaciones penales, por cuanto el único fin de las mismas es proteger según establece el Capítulo IV del Código Penal los derechos y libertades fundamentales. Cabe recordar que los preceptos del Código Penal por los que serán juzgados los imputados tratan de impedir la comisión de delitos de odio u hostilidad por motivos racistas, antisemitas, ideológicos, religiosos, de creencias, al igual que tratan de evitar la comisión de delitos por pertenencia a una determinada etnia, raza, nación, sexo, orientación sexual o discapacidad.

 

En este sentido este Centro Jurídico también muestra su disconformidad al tratar de minimizar los hechos que serán objeto de juicio, por cuanto la profanación de una capilla no sólo afecta a los católicos, sino que en el caso de demostrarse judicialmente los hechos se estaría demostrando la violación de los Derechos Humanos más elementales como son la libertad de pensamiento, conciencia y religión.

 

Desde este Centro Jurídico consideramos que una de las principales enseñanzas del tumultuoso siglo XX es la necesidad de los poderes públicos de defender la libertad de todos los ciudadanos, pues los regímenes totalitarios del siglo XX nos enseñaron que la libertad o es de todos los ciudadanos o no es tal libertad. Discrepamos por tanto de la patrimonialización de la libertad por parte de cualquier grupo ideológico con la exclusión de todos los demás.

 

Igualmente desde este Centro Jurídico reivindicamos de forma simétrica la libertad de los católicos a actuar en la vida pública, pues tal y como reconoce la Sra. Rita Maestre en la entrevista del Diario El País, nadie la perturbo cuando hacía uso de la Universidad con fines políticos, por lo cuál no entendemos por qué se ha de impedir la manifestación pública de otras ideas y creencias.

 

Por último, y dado el carácter victimista manifestado en la entrevista, nos vemos en la obligación de recordar que las verdaderas víctimas de los tristes acontecimientos acaecidos el 10 de marzo de 2011 son los católicos que fueron testigo del escarnio a sus creencias más íntimas, al igual que todos aquellos estudiantes que siendo amantes de la libertad, aún sin ser católicos, vieron como un grupo de personas trataba de imponer sus ideas de forma violenta.

 

Desde este Centro Jurídico deseamos que la actual Concejal del Ayuntamiento de Madrid comparta con nosotros la necesidad de defender los Derechos Humanos tal y como están recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, y por ello nos ofrecemos para debatir en público la importancia de la defensa por parte de todas las organizaciones civiles, políticas e institucionales, de la libertad de pensamiento, conciencia y religión, y esperamos encontrar en la defensa de dichos Derechos Humanos, Civiles y Políticos la colaboración de Doña Rita Maestre.