Sala de prensa‎ > ‎Notas de prensa.‎ > ‎

Publicaciones erótico-religiosas de la Junta de Extremadura.

publicado a la‎(s)‎ 1 ene. 2010 17:17 por Tomás Moro

Madrid, a 19 de marzo de 2007.- Este Centro Jurídico Tomás Moro, que ha sido el primero en denunciar las publicaciones erótico-religiosas de la Junta de Extremadura, se congratula tanto de que una fuerza política, el PP de Extremadura, se haya hecho eco de nuestra denuncia y haya decidido pedir explicaciones a la Junta sobre las mismas; como de la rectificación realizada por el Presidente de la Junta de Extremadura, el Sr. Ibarra.

Sin embargo, desde este Centro Jurídico no podemos menos que instar públicamente a la Junta y a la Universidad de Extremadura a retirar del mercado tales publicaciones.

Por otras parte, manifestamos nuestra intención de seguir adelante con las actuaciones legales pertinentes, pues ni el autor de las fotos, José Antonio Moreno Montoya, ni la Universidad de Extremadura han rectificado su actuación. Es más, el autor insiste en que las mismas son una crítica a la Iglesia.

Del mismo modo, estimamos que el Sr. Francisco Muñoz Ramírez, actual candidato a la Alcaldía de Badajoz, y que firmó el prólogo del libro como Consejero de Cultura de la Junta de Extremadura, debería disculparse por su participación en estos hechos, y más teniendo en cuenta que en un primer momento negó su participación en los mismos. En caso contrario, por respeto a la dignidad de los extremeños, debería retirar su candidatura a la alcaldía de Bajajoz.

Según el Presidente del Centro Jurídico Tomás Moro, Don Javier Mª Pérez-Roldán y Suanzes-Carpegna, «los autores y responsables de ese libro parecen olvidar que el artículo 525.1 del Código Penal protege la dignidad humana, ya que la  Religión es una parte constitutiva del hombre, es “esencial de la persona, y como tal garantizado por la Constitución Española” (Sentencia del Tribunal Supremo de 8 de abril de 1981). Por eso, precisamente la Convención Europea para la Salvaguarda de los Derechos del Hombre y las Libertades Fundamentales firmada en Roma el 4 de noviembre de 1950, y el Pacto de Derechos Civiles y Políticos de 19 de Diciembre de 1966 permite establecer restricciones a la libertad de expresión en este extremo. Los responsables de estos libros demuestran una intolerancia que creíamos desaparecida y que trajo a Europa, entre los años 1939-1945 las mayores desgracias de las que tenemos memoria». Además, y en sus propias palabras «no podemos ignorar la alarma social causada. No en vano, obras como estas fueron el terreno propicio para la persecución religiosa que desató la II República durante la Guerra Civil, con más de 9.000 religiosos asesinados. O seriamente ponemos barreras a los excesos que en los últimos años se están cometiendo en estas materias, o se originará en próximos años una intolerancia social en materia religiosa que puede llega a cotas hoy impensables».